CRÓNICA POLÍTICA: ESTE 25 EN REALIDAD NO SE APRUEBA NADA.

Les voy a explicar por qué, en el plebiscito del próximo 25 de octubre, no se aprueba o rechaza nada.

Pero antes que todo, les voy a contar que toda mi vida, desde que nací, estuve con políticos. Mi abuelo fue Regidor de esta comuna, y mi madre fue en las décadas del 80 y 90 (hasta el 2000) vocal de mesa voluntaria o apoderada de R.N. en todas las elecciones que se realizaron, y por supuesto, una activa participante del mismo partido.

Desde que tengo 5 años he andado en caravanas, reuniones y concertaciones políticas. A la derecha (para bien o para mal), siempre a la derecha. No soy fundamentalista, pues si uno de los míos se sale de los márgenes democráticos, lo despojo de mi confianza sin temor alguno.

Siempre pongo como ejemplo el ascenso y caída del ex Alcalde Luis González Aguilar: Yo, gratuitamente trabajé, poniendo todos mis entonces conocimientos de estudiante de derecho de primer año, mi experiencia en política, y de sol a sombra, para derrotar a dos gigantes de la política de ese entonces, Enrique Muñoz (Socialista) y Eduardo Valdez (UDI-Patrón de Fundo), con una candidatura de un simple profesor de Estado, que su único logro era haber sido Jefe Scout en Curepto, y haber ejercido como Concejal designado por 4 años, en la misma comuna. Esas eran todas sus credenciales. Pero como creo en las proezas y las causas justas me embarqué ganándome el odio de los "poderosos" de esa época. Aun así, salimos victoriosos.

Bueno, cuando esté mismo señor González Aguilar, años después, se volvió un tirano, déspota y no quería soltar el poder, también moví todo lo que estaba a mi alcance, y el 2012, junto a muchos, de su misma tendencia, lo sacamos de la alcaldía de Curepto, nada más que en búsqueda del bien común, dejando nuestros legítimos intereses partidistas de lado.


Bueno, luego que queda (más o menos) claro mi actuar en política, les explico por qué el 25 de octubre que viene, no se aprueba en realidad absolutamente nada, pues a lo que se nos convoca, no es a un plebiscito fundacional, sino más bien a un plebiscito ratificatorio de una reforma constitucional:

1. El APRUEBO ganó desde que se firmó por todas las fuerzas políticas el "Pacto por la Paz Social y Una Nueva Constitución". Solo basta leer el título del acuerdo, para darse cuenta de algo tan evidente.

2. El APRUEBO, no es un partir de cero, como creen muchos, porque simplemente no se convoca a una Asamblea Constituye, sino que, a una Convención Constitucional, con mandato expreso y taxativo: Los miembros de la Convención Constitucional (sea o no Mixta) no tienen poder constitucional originario, sino derivativo, el cual está enmarcado en la actual Constitución Vigente, y por tanto, sus resoluciones no pueden salirse de esos márgenes.

3. El APRUEBO no es hacia una Nueva Constitución, pues ese proceso ya está en marcha, más bien, es simplemente un "hacer parecer" que intervenimos en algo, que, en realidad, para bien o mal, redactarán (sí o sí) los mismos políticos de siempre, elegidos bajo las reglas de la actual Constitución. 

4. El APRUEBO, no identifica a los "buenos" demócratas, y el RECHAZO, tampoco es sinónimo de neonazis antidemócratas, ambas opciones son igualmente legítimas, pero hoy por hoy, no tienen ya razón de ser, pues como explico, la Nueva Constitución ya está en marcha, y la élite política, por medio del acuerdo de 15 de noviembre, se aseguró mantenerse intocable

No estoy llamando a NO VOTAR, pero sí me preguntan por cuál opción estoy, voy por un NUEVO PACTO SOCIAL, actualizado y nacido en democracia. Pero no se confundan, NO es importante en realidad, como lleguemos a ese resultado: si es por la vía de una Convención Constitucional o vía una Reforma Constitucional, pues ambos caminos son igualmente legítimos y democáticos.

Lo que realmente importa, es que este nuevo Pacto, cree bases democráticas sólidas, donde el Estado se limite a entregar las condiciones necesarias, para que los ciudadanos podamos ser autosuficientes, sin tener que depender del asistencialismo. Un Estado que garantice la Igualdad de trato ante la Ley para todos sus habitantes. Un Estado que garantice Salud y Educación Gratuita y de Calidad en todos sus niveles. Y un Estado que garantice un medio ambiente libre de todo tipo de Contaminación

Es por ello, que este 25 de octubre no nace nada, no se crea nada, pues en realidad sólo se pone en marcha, y se ratifica el "PACTO POR LA PAZ SOCIAL Y UNA NUEVA CONSTITUCIÓN" que firmaron los mismos políticos de siempre, bajo el amparo de la misma Constitución, que éstos dicen aborrecer. 

Cristian Ortiz Gonzalez.